UN MUNDO PEQUEÑO




me revolvi entre los susurros de la ciudad
cada vez mas cercano a ella
tratando de vagar y entender
el silencio de los pasos
y la presencia sin alma
de esta ciudad vacia


no cabia en la cabeza
la pqueña vida de una ciudad desierta
cada milimetro de pavimento,
y un insecto en su acera


no podia descifrar siquiera
la nostalgia embriagada de inspiracion,
la suave caricia del viento de invierno,
y la vida de una hoja al caer




tratando de pensar,
en la omnipresencia del acontecer nocturno,
en los hechos que quedaron
marcados en sus calles,
en la historia de sus llantos
y en la marca infinita
de los pasos de su gente.



asomado en la ventana
levitando entre cortinas
y asomado besando la ciudad desde la altura
no podia sacarme el sentimiento
de una universalidad oscura
y una vida mill veces callada
y mil veces viva
esa universalidad que a veces...
se adopta por esa vivencia urbana.



pues entonces
me heche a correr por esos olores
ese olor a humedad palpitante
que irrita tiernamente las narices
queriendo buscar regazo como niños
tratando de saltar pequeños mares para no mojarnos
y sin querer me encuentro caminando
con el frio en los bolsillos
originando nuevos pasos
que quizas el alba pueda borrar
y tocando esa globalidad totalmente
puedo sentir esta ciudad
en el suave canto de mi piel.



1 comentario:

ManU dijo...

ajaaa si lo recuerdo...las noches de la ciudad no? es un sueño que ambos tenemos, creo que esa fué la primera vez en el depa del nico...es excelente, esa melancolia y esa soledad...pero no el vacio...

a estas alturas estoy medio loco, pero ya sabes, de vez en cuando hay que hablar con su pasado...

algun dia, llegaras a ese departamento a tomar unas xelas mirando el espectaculo...solitario (ironico no? ) de la ciudad

saludos!