... Un puente y un aprendiz ...






Algo así es mi imagen actual, es lo que estoy tratando de hacer, refleja mi presente. Siento que falta mucho y existe en mi interior un miedo atemorizante de no poder lograrlo pero así estoy: estudiando, instruyéndome. En mi vida, jamás había gastado tanto dinero en libros y prácticamente "devorar" conocimiento.
He leído bastante y realmente uno comienza a comprender que todo lo que sabe es realmente poco, y siento que jamás terminaré de aprender. Hay gente que está a años luz de lo que sabemos, o gente que realiza los mismos sueños o parecidos y están tan cerca o en un punto sublime de conocimiento, del toque divino, de magias, esoterismos, sabiduría...yo me siento pequeño.

Citaré a alguien que considero mi maestro, a la distancia por cierto, pero que gracias a él y la consecución de SU sueño pudo despertarme a mí y yo creo que a mucha gente más:

"A veces el guerrero de la luz tiene la impresión de vivir dos vidas al mismo tiempo.
En una de ellas es obligado a hacer todo lo que no quiere, a luchar por ideas en las que no cree. Pero existe otra vida, y el la descubre en sus sueños, lecturas, gente que piensa como él.
El guerrero va permitiendo que sus dos vidas se aproximen. "hay un puente que uno lo que hago con lo que me gustaría hacer", piensa. Poco a poco, sus sueños van apoderándose de su rutina, hasta que él percibe que está listo para lo que siempre deseó.
Entonces, basta un poco de osadía para que ambas vidas se transformen en una sola."

- Paulo Coelho -



Cuando era chico, siempre quise aprender estas cosas y siempre tuve la impresión de estar conectado a alguien, una especie de guardián que me vigilaba...sentía su presencia, que vigilaba mis pasos, que quizá se encontraba lejos pero que de alguna manera estaba presente, sin embargo, no se si algún día me encuentre con el o se "materialice" de alguna forma.
Siempre he querido tener un maetro o guía espiritual o como se llame, pero quizá no he tenido los ojos abiertos o puede ser que no sea el momento o jamás lo tendré o...quien sabe. Lo importante es que ahora quiero avanzar y no pienso detenerme; pero también está la opción de que el verdadero maestro esté en mi interior.

Bendiciones a los que pasen.

Ojalá, mis dos vidas se transformen en una sola...

1 comentario:

Barbarella dijo...

A medida que leía el fragmento de Coelho fui uniendo, con mi mente, mis dos vidas... y me sentí muy cerca de juntarlas completamente, entonces, sonreí.

Creo que el saber (y esto lo creo gracias a los procesos de instrucción que he ido atravesando) es hermoso en la medida que produce una búsqueda constante pues, es en esa búsqueda que vamos acumulando experiencias y por ende conocimiento. Es lindo pasar por cada vivencia sabiendo que el aporte incalculable que le hace a tu vida está allí, frente a todos tus sentidos.

Si has soñado tener un maestro, te gusta la idea y nunca llega, puedo recomendarte -desde mi corta experiencia- que mires a la gente, que mires a tu alrededor. Todos ellos son en cierto modo maestros que transitan por tu vida, que algo te dejan, que algo aportan aunque después se vayan.

Ya de manera más personal, siempre que me hundo en los saberes que me entregan las personas lo asocio al sexo. Lo veo parecido a ese hundimiento en el cuerpo del otro, en el que te pierdes, te embriagas y sales como renovado, más completo. No por nada cuando me preguntan, digo (en la medida que haya confianza, obvio) que estoy empotá con mi carrera hahahaha.

Me fui en la volá... qué tiempo que no pasaba por acá!