... 22 años ...







Mi viejo está más flaco, yo estoy más idealista y duro.

Lo que tenemos en común es el orgullo, o por lo menos eso creo.

Hoy revisando entre cachureos que no sirven encontré los juguetes que me regaló, los libros interminables que siempre compró para que leyera hoy en día. Me dio nostalgia, pena, melancolía...lo entendí.
A mi cabeza se vinieron todos esos recuerdos cuando estábamos juntos en las navidades, en las fiestas. Cuando por lo menos me decía que me quería ebrio...hoy en día no pasan esas cosas.
Comprendí en ese corto instante lo que había hecho por nosotros, comprendí su desilusión sobre mí.

Han pasado 22 años de mi existencia, hoy soy un adulto y  recobré ese pequeño pasaje de mi vida cuando era pequeño, cuando a veces me abrazaba, cuando me llamaba a su cama. La relación a medida que crecí se fué volviendo más lejana...y lo noté.
Antes jugábamos a pegarnos, hasta que un día el se pico y me miró casi con odio, que dejara de molestarlo.

Ese era el ultimo puente que teníamos de comunicación, y se rompió.

Hoy en día tengo 22 años, y me vi mirándolo...como ha pasado el tiempo, las cosas que han cambiado y el nudo en el pecho y la garganta mejor me las tragué. Tenía ganas de abrazarlo pero no quise...

Se que la he cagado (con mis estudios, en ningún otro ámbito de la vida más) y mi viejo se ha desilusionado de mí...se la pasa el día criticándome, se ha pasado la vida criticándome y yo sin saber una virtud, porque las virtudes me las han puesto mis amigos. Jamás me dí cuenta de si era bueno para algo...humanamente hablando porque recién me estoy descubriendo.
Soy todo lo contrario a el y si nos parecemos en algo creo que es en lo físico porque en pensamiento diferimos mucho, o eso es lo que creo porque en verdad ni lo conozco...

¿Pero saben qué? no es para nada fácil ser hijo y tampoco padre, muchas veces se ha dicho que uno como hijo debe enseñarles justamente a tus padres a ser padres...pero no, es algo mutuo porque me imagino que debe haber amor.

Como siempre tengo que dar el primer paso...pero como desearía desde el fondo que el también diera un primer paso, que saliera de su corazón, una conversación padre a hijo, un abrazo.


Hoy lo miré y me miré, en cosa de segundos, a mi mismo...en qué lugar estaba comparado con el, no sé, surgió derrepente sin pensar...
Y me sentí orgulloso, de mí mismo...pero también comprendí que estaba donde estaba también gracias a sus esfuerzos. Me sentí grande, como el, un adulto...no iguales, pero comprendí que su misión conmigo, estaba cumplida.

Te quiero viejo, pero para de herirme, que en mi interior ya tengo heridas suficientes...




















3 comentarios:

Kriizy dijo...

Es cuatico darse cuenta de donde está uno parado, poder mirar para atrás y ver el camino recorrido, decir "Sí, estoy aqui por todo eso que pasó antes".
Yo creo que a cierta edad... cuando dejamos de depender de nuestros padres y comenzamos a desarrollarnos como individuos...algo se quiebra en la relación... no sé si será igual para todos... pero a medida que comencé a crecer a mi me pasó eso... Llega un momento en que uno se da cuenta que los papás no nos conocen y que nosotros no los conocemos a ellos... pero aun asi nos queremos... Los papás dañan harto, pero derraman hartas lagrimas por nosotros también... Los papás nos hacen felices.... y hartas sonrisas que les hemos sacado.

Sorry si soy muy metida, pero como que esta entrada me hizo pensar en mi tambien u.u
Suerte con todo, y... no tenemos porqué cargar con las desiluciones de ellos... no nos corresponde, no sería justo. Ellos tuvieron su vida... ahora nos toca a nosotros vivir y decidir sobre la nuestra... aunque sea para equivocarnos a veces...

ManU dijo...

gracias :)

Kriizy dijo...

Gracias a ti! Cuando vengas a San Felipe seremos dos sujetos sin amigos T.T

esto de que tus amigos estudien lejos =(